Skip to content

Morir por restar muertos

14 febrero, 2010
04-02-1984. Mikel Solaun Angulo. Getxo, Vizcaya.

04-02-1984. Mikel Solaun Angulo. Getxo, Vizcaya.

A Mikel Solaun lo asesinaron a mediodía en una cafetería de Algorta, ante su mujer y sus hijas. Al igual que la de Joseba Pagazaurtundua, la suya fue una muerte anunciada. Mikel Solaun, antiguo miembro de la banda, salvó muchas vidas al impedir la voladura de la casa cuartel de la Guardia Civil en Algorta. Antes de eso abandonó ETA, o creyó que lo hacía, porque la banda terrorista volvió a reclamarle. No se perdona a los que tratan de acogerse a los procesos de reinserción, mucho menos a quienes se permiten la libertad de restar muertos.

Los comentarios están cerrados.